ENSAYO SOBRE SEGURIDAD| VIGILANTES DE SEGURIDAD EN BUQUES DE PABELLÓN ESPAÑOL

183
VIGILANTES DE SEGURIDAD EN BUQUES DE PABELLÓN ESPAÑOL

Partieron del puerto Vizcaíno de Bermeo como otras tantas veces, preparados para realizar una labor peligrosa, físicamente dura y sentimentalmente difícil, 4 meses sin prácticamente contacto con la familia, amigos y con el conocimiento de que nadie puede garantizar su regreso a tierra.

El día 3 de octubre de 2009, el Buque de pesca y factoría Alakrana comienza otro duro día de pesca, los bancos de atunes siempre escurridizos parecen evitar con sorprendente habilidad las artes de pesca… A casi 413 millas de la costa del estado fallido de Somalia, este buque y su tripulación se enfrentarán a los peligrosos yihadistas de Al Shabaab que envían a una de sus células de asalto y secuestro hacia esta embarcación indefensa.

Un esquife a gran velocidad  surcando las aguas entre  22 y 25 nudos se acerca raudo y con trayectoria de colisión al buque. El pesquero en la situación más indefensa imaginable, con las redes echadas y las máquinas paradas para favorecer las labores de pesca y marinería. El momento más comprometido en cuanto seguridad, y que los Piratas estaban esperando….

Un Buque factoría no puede superar a cuenta de su tonelaje los 17 nudos, con lo cual el esquife consigue finalmente alcanzarlo aunque su presencia sea detectada desde el puente de la nave.

El Alakrana consciente del peligro, pide ayuda al contingente de la Operación Atalanta desplegada en el Océano Indico. Recibiendo su petición de socorro, la Fragata Canarias, que pese a las distancias, recorta terreno hasta casi alcanzar al buque apresado antes de su desgraciado arribo al puerto de Harardherer donde más terroristas esperaban el botín.

No obstante, La Fragata consigue capturar a dos de los piratas que intentaban escapar con el esquife, y que fueron detenidos y puestos a disposición de la Audiencia Nacional.

VIGILANTES DE SEGURIDAD EN BUQUES

La historia de este incidente, la divulgación de la peligrosidad y crueldad de estos terroristas durante el cautiverio de la tripulación del buque, marcó un antes y después.

Durante el ejercicio de su Ministerio en la cartera de Defensa, Dª Carmen Chacón, adopta una decisión valiente y comprometida, que no es apoyada por todos en un primer momento, aunque pronto se vería el acierto de la misma.

Un Decreto Ley para que Vigilantes de Seguridad Privada pudieran embarcar, y además les permite el uso y manejo de armamento militar pesado, (Real Decreto 1628/2009, de 30 de Octubre, por el que se modifican determinados preceptos del Reglamento de Seguridad Privada).

Todo ha cambiado con la incorporación de nuestros compañeros en la defensa de los buques y lo más importante, la de su tripulación.

En caso de peligro los buques factorías ya se encuentran equipados con túneles de seguridad y compartimentos del pánico, dotados de víveres, material de primeros auxilios y medios de comunicación, garantizando la seguridad de la tripulación, mientras los Vigilantes se despliegan dispuestos para repeler los ataques y neutralizar los abordajes.

Las tripulaciones realizan simulacros periódicos de zafarrancho, acostumbrando a unos y otros, para dar una respuesta rápida y segura en estas circunstancias.

El capitán de la embarcación, decide la operatividad de los Vigilantes, aunque en el momento del enfrentamiento armado, por delegación, uno de sus componentes pueda asumir los pormenores de  la actuación y medios a emplear.

De este incidente se comprendió que el momento donde todos los efectivos de seguridad deben estar presentes es cuando se lanzan las redes y artes de pesca, tras lo cual se realiza en ocasiones, prácticas de tiro con armamento pesado, también como método disuasorio ante posibles ataques que se estuvieran preparando.

VIGILANTES EN BUQUES DE PABELLÓN ESPAÑOL

La importantísima presencia de estos vigilantes, su eficacia y temple, disminuyeron en mucho estos ataques. A tal punto, que el Ministerio de Defensa decidió potenciar estos medios, decidiendo actuar de forma activa en la  formación de los Vigilantes de Seguridad Privada encargados de la prestación del servicio de seguridad en buques que navegan bajo bandera española a través de la Orden DEF/467/2011, de 2 de marzo.

Requisitos para realizar el Curso de Vigilancia en Buques:

  • Estar en posesión de la titulación de VIGILANTE DE SEGURIDAD
  • Licencia de armas.

Algunos de los conocimientos exigidos para aprobar el Curso:

  • Nomenclatura naval en las comunicaciones, alfabeto internacional,

PMR y VHF, código Morse.

  • Nociones básicas de navegación. Vida a bordo: vigilancia, zafarrancho

de combate.

  • Supervivencia en el mar: rescate y técnicas de natación. Curas y

primeros auxilios en entornos marítimos.

  • Reconocimiento y respuesta ante amenazas en buques y escalado de

fuerza.

  • Procedimientos ante ataques piratas.
  • Armas de guerra a utilizar en estos servicios. Estudio de las armas.

Cartuchería. Conservación y limpieza.

Hoy por hoy, estos compañeros están considerados como uno de los mejores profesionales del mundo en este sector, y han contribuido a la disminución significativa de este tipo de ataques marítimos.

La Seguridad Privada como siempre, presente en la defensa y salvaguarda de los intereses nacionales y de nuestros pescadores allende los mares.

Pedro Ramírez Garbia

Adjunto al Coordinador de Comunicación y Relaciones Institucionales del Sindicato de Trabajadores de Seguridad y Servicios.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here