STSYS INFORMA: TRABAJADORES QUE NO SE PUEDEN JUBILAR ANTES DE LOS 66 AÑOS

740
TRABAJADORES QUE NO SE PUEDEN JUBILAR ANTES DE LOS 66 AÑOS

Aunque todos los trabajadores fantasean con adelantar su jubilación para poder dejar su carrera laboral antes de tiempo, lo cierto es que solo algunos pueden acogerse a jubilaciones anticipadas. Para los demás queda la edad de jubilación ordinaria, que ha aumentado ligeramente con la entrada del nuevo año.

Merced a la reforma de las pensiones de 2011, la edad de jubilación ordinaria ha aumentado hasta los 66 años y dos meses para todos aquellos trabajadores que no lleguen a los 37 años y seis meses cotizados. Esta edad se mantiene en los 65 para los trabajadores que sí alcancen esa edad límite y no quieran jubilarse de forma anticipada.

Así, habrá trabajadores que no podrán jubilarse en 2022 hasta cumplir esos 66 años y dos meses. Serán aquellos que no alcancen la cotización de 37 años y seis meses y que cumplan con el requisito que exige la jubilación: tener al menos 15 años cotizados, de los cuales dos deben darse en los 15 años previos a la solicitud de la jubilación.

En la práctica, de cara a una jubilación en 2022 todas las personas que se tengan que jubilar de forma obligatoria a los 66 años y dos meses serán aquellas que lleguen a esa edad con una cotización inferior a los 35 años (que son los que se exigen para poder acceder a la jubilación anticipada voluntaria) o a los 33 años (es la cotización mínima exigible para acceder a jubilaciones anticipadas involuntarias).

Cómo calcular la pensión de jubilación

La cuantía de la pensión que le queda a estos trabajadores se calculará conforme al método de la Seguridad Social que tiene en cuenta los últimos 25 años previos a la solicitud de la jubilación para calcular la base reguladora y el número total de años trabajados para conocer el porcentaje de base reguladora al que el ciudadano tiene derecho.

En primer lugar, para calcular la base reguladora se sumarán las bases de cotización de esos últimos 25 años (300 meses). Para los periodos sin cotizar puede usarse la integración de lagunas, que permite colocar bases ficticias de cotización: la mínima vigente durante 48 meses y el 50% de la mínima a partir de ahí. El resultado de sumar todas las bases de cotización se divide entre 350 y eso da lugar a la base reguladora.

En ese punto el ciudadano deberá calcular el porcentaje de base reguladora al que tiene derecho. Con 15 años se obtiene el 50% (o la pensión mínima) y desde ahí se va sumando un 0,21% extra por cada uno de los siguientes 106 meses trabajados y un 0,19% extra de base reguladora por cada uno de los 146 meses siguientes.

Cómo aumentar la cuantía de la pensión

En el caso de que el trabajador no esté satisfecho con la cuantía de su pensión tiene dos opciones para aumentar ese importe, pero ambas conllevan alargar su carrera profesional durante un tiempo:

-Por un lado la jubilación demorada, que da un 4% de base reguladora extra o un pago de entre 4.000 y 12.000 euros (dependiendo de la duración de la carrera del trabajador) por cada año trabajado más allá de la edad de jubilación.

-Por otro lado, la jubilación flexible por la cual el trabajador puede cobrar la pensión de jubilación mientras desempeña un trabajo con una jornada reducida de forma inversamente proporcional a la reducción de la pensión. Como máximo, podrá cobrar un 50% de la pensión cuando trabaje el 50% de la jornada.

Fuente: eleconomista.es

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí